Derecho Militar y Guardia Civil
Áreas – Militar y Guardia Civil  – Disciplinario-Militar

Disciplinario-Militar

Tiene por objeto garantizar la observancia de la Constitución, de las Reales Ordenanzas y demás normas que rigen la Institución Militar, el cumplimiento de las ordenes de mando y el respeto del orden jerárquico, con independencia de la protección penal que a todo ello corresponda y del ejercicio de las potestades disciplinarías judiciales.

 

El Derecho disciplinario militar desde un punto de vista jurídico es un derecho preferente, sancionador, no judicial y estrictamente militar.

 

Es preferente por dos motivos: el primero, por la rapidez; la justicia si no es rápida, no es justicia, y más cuando se comete una acción contra la disciplina; el segundo, por la prescripción, pues las faltas prescriben a un determinado transcurso del tiempo sin sanción.

Es sancionador de deberes contenidos en él, pero también de los recogidos en normas exteriores (las RROO).

 

Es no judicial, a diferencia del Derecho Penal, ya que durante el procedimiento disciplinario no intervienen los Tribunales, salvo en los recursos contenciosos disciplinarios.

 

Es estrictamente militar, únicamente se puede sancionar a militares y guardias civiles cuando se den una serie de requisitos.

 

La potestad disciplinaria descansa fundamentalmente en el mando militar que se ejerce y habilita para sancionar al personal que se encuentra directamente subordinado.

La competencia sancionadora es la “medida” de esa facultad de sancionar, en el sentido de concretar los elementos normativos precisos para la efectividad o puesta en práctica de esa potestad, es decir, a quién corresponde la posibilidad de sancionar y qué sanción cabe imponer.

El régimen disciplinario militar se concreta en las siguientes acciones típicas:

FALTAS LEVES



Son infracciones veniales o de menor entidad, que por su naturaleza y circunstancias son las más frecuentes y las que normalmente han de ser sancionadas por los mandos inferiores y a los que en un primer momento les corresponde tomar las primeras medidas para el mantenimiento de la disciplina.

Se regulan en el artículo 7 del Reglamento del Régimen Disciplinario, y se sustancian mediante un procedimiento prácticamente oral y muy directo habida cuenta de su entidad menor.

FALTAS GRAVES

Son infracciones de mayor entidad que las que acabamos de analizar. La descripción de los tipos disciplinarios graves es más rigurosa que la que se hace de las faltas leves, y ello obedece a la necesidad de diferenciar la infracción grave del delito.

Para la imposición de sanciones por falta grave será necesaria la incoación de un procedimiento escrito tramitado por un instructor. En general, se aumenta el número de garantías, mediante el sistema de recursos y la sumisión al control judicial de las resoluciones dictadas para imponer sanciones graves.

Se regulan en el artículo 8 del Reglamento del Régimen Disciplinario.

FALTAS MUY GRAVES: EXPEDIENTE GUBERNATIVO

Son infracciones más graves de los deberes impuestos por las RROO y demás normas que rigen la institución militar, generalmente cuando no lleguen a constituir un ilícito penal, correspondiendo a dichas causas las sanciones más onerosas del régimen disciplinario militar.

Sus características principales son:

Sólo pueden incurrir en dichas causas los militares profesionales.

No son faltas o infracciones, sino causas o conductas que vienen a configurar un “tipo de autor” cuyos rasgos son incompatibles con la conducta exigible a los componentes de las Fuerzas Armadas.

Dada la entidad de las sanciones, la LRDM establece para su imposición un procedimiento especial denominado “expediente gubernativo”.

Aunque las autoridades disciplinarias superiores que se contemplan en los artículos 29 y 30 del RDM tienen atribuciones para ordenar la incoación del procedimiento, la resolución final del expediente, es decir, la potestad y competencia para la imposición de las sanciones extraordinarias, corresponde exclusivamente al Ministro de Defensa.

El artículo 17 del Reglamento del Régimen Disciplinario establece las siguientes causas por las que procederá la incoación de expediente gubernativo:

1. Acumular en el expediente personal, durante un período no superior a cinco años, informes o calificaciones desfavorables que desmerezcan su cualificación o aptitud profesional.

2. Realizar actos gravemente contrarios a la disciplina, servicio o dignidad militar, que no constituyan delito.

3. Embriagarse o consumir drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas con habitualidad. Se entenderá que existe habitualidad cuando se tuviere constancia de tres o más episodios de embriaguez o consumo de las sustancias referidas en un período no superior a dos años.

4. Manifestar, mediante expresiones o actos con trascendencia pública, una actitud gravemente contraria a la Constitución o a Su Majestad el Rey.

5. Cometer falta grave teniendo anotadas y no canceladas al menos dos faltas graves.

6. Haber sido condenado por sentencia firme en aplicación de disposiciones distintas al Código Penal Militar, por un delito cometido con dolo que lleve aparejada la pena de prisión o cuando la condena fuera superior a un año de prisión, si hubiese sido cometido por imprudencia. No se incoará el expediente gubernativo cuando proceda la pérdida de la condición de militar como consecuencia de la imposición de pena de inhabilitación absoluta o especial para empleo o cargo público.

7. Realizar cualquier actuación que afecte a la libertad sexual de inferiores o iguales, del mismo o distinto sexo, prevaliéndose de la condición de superior que se ostente, de la mayor antigüedad en el servicio, en las Fuerzas Armadas o en la Unidad o destino, de superioridad física o de cualquier otra circunstancia análoga, cuando tal actuación no constituya delito.

8. Incumplir las normas, órdenes o instrucciones relativas a la navegación aérea o al plan de vuelo de una aeronave militar, sobrevolando a baja altura núcleos o zonas habitadas, o causando alarma social, o produciendo perturbaciones a la población civil, siempre que no constituya delito.

RECURSO CONTENCIOSO DISCIPLINARIO MILITAR

Frente a las sanciones por impuestas por la comisión de una falta, cabe en primer lugar presentar un recurso de alzada, y ante su desestimación cabe dirigirnos a la vía judicial militar a fin de interponer un recurso contencioso disciplinario militar, que puede ser ordinario, preferente y sumario. El órgano judicial competente para resolver dependerá de quien fue la autoridad que tenía competencia para resolver el recurso previo, pudiéndose por ello presentarse ante el Tribunal Militar Territorial, el Tribunal Militar Central y la Sala V del Tribunal Supremo o sala de lo Militar.

Este tipo de recursos, son especialmente importantes puesto que fijan los criterios de interpretación de las normas disciplinarias a los efectos de su aplicación en el día a día de la vida militar.

En AESTIMATIO ABOGADOS contamos con una gran experiencia en la resolución satisfactoria en los expedientes sancionadores que se han incoado a nuestros clientes, avalado todo ello por el elevado número de resoluciones favorables obtenidas.

Puede ponerse en contacto con los siguientes profesionales:

 

Carlos Delgado
cdelgado@aestimatioabogados.com

Sentencias destacadas