Derecho Militar y Guardia Civil
Áreas – Militar y Guardia Civil – Penal-Militar – Delito de embriaguez en acto de servicio

Delito de embriaguez en acto de servicio

Este delito se encuadra dentro del Capítulo V (“Delitos de quebrantamiento de servicio”) del Título VI (“Delitos contra los deberes del servicio”) del Código Penal Militar, concretamente en el artículo 148.

 

Son varios los hechos que se encuentran bajo esta rúbrica general, siendo elemento común la consecuencia del hecho, la exclusión o disminución de la capacidad para prestar el servicio que dicho militar tiene encomendado. Según la redacción del precepto citado, la acción tanto puede darse de manera dolosa como culposa o consistir bien en la embriaguez propiamente dicha o intoxicación por ingestión de bebidas alcohólicas, bien en el consumo de drogas, debiéndose entender incluidos en tal concepto tanto las drogas propiamente dichas como los estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

 

Según el sujeto activo y la naturaleza del servicio encomendado, el delito puede ser cometido por militar que no ejerza mando únicamente cuando se encuentre en servicio de armas o transmisiones, o bien que, encontrándose en cualquier tipo de acto de servicio, ejerza mando, castigándose al primero con la pena de tres meses y un día a seis meses de prisión y al segundo con la superior en grado a la señalada.

 

Este es uno de los delitos que se han reducido enormemente en su comisión desde que se prohibió el consumo de alcohol dentro de las unidades, lo que no obsta a que se sigan produciendo los mismos por consumos externos o internos de forma desautorizada, lo que unido al hecho de estar de servicio, hace que sea uno de los delitos que más alarma social provoca en las Unidades, sobre todo si se produce durante la ejecución de un servicio de armas.

 

AESTIMATIO ABOGADOS ha intervenido en numerosos casos con esta figura delictiva, obteniendo en un gran número de ellos una resolución favorable, por cuanto que no basta con tener los síntomas evidentes de una embriaguez si no que se tiene que demostrar de forma indubitada que dicha embriaguez existe mediante las pruebas etilométricas, lo que se traduce en que sea muy importante no solo el estado de calibración del aparato medidor sino del tiempo que media desde que se produce el hecho o el sujeto es descubierto y el momento en que se hace la prueba, siendo muy importante en estos casos el solicitar una prueba de sangre que acredite exactamente el grado de alcoholemia que tiene el sujeto en el momento en el que ocurren los hechos.

 

Si usted se encuentra en una situación de este tipo y precisa de nuestros servicios puede ponerse en contacto con nuestros profesionales, quienes le asesorarán desde el primer minuto sobre cómo actuar.

Puede ponerse en contacto con los siguientes profesionales:

 

Carlos Delgado
cdelgado@aestimatioabogados.com

Sentencias destacadas